BLOG

Oficina inteligente

Cinco tendencias emergentes en el lugar de trabajo del futuro

  10/07/2018 07:07

Las empresas sólo pueden garantizar que tienen el espacio adecuado para su equipo si pueden anticipar cómo las tendencias cambiantes moldearán las necesidades de su lugar de trabajo. Los cambios en la forma en que las personas trabajan ya están teniendo un impacto en cómo funciona un espacio de oficina y su diseño. A continuación, veremos cinco tendencias emergentes en el lugar de trabajo del futuro:

1.- Trabajo basado en actividades

En algunas oficinas ya estamos viendo el cambio hacia el trabajo basado en actividades, donde el espacio está diseñado en torno a tareas específicas de los empleados y el edificio físico fomenta la colaboración o la concentración. Además de múltiples configuraciones de trabajo diferentes, como escritorios en fila, salas tranquilas y cabinas insonorizadas, se instalan máquinas de ruido blanco en puntos estratégicos en áreas de plantas abiertas para aumentar los niveles de privacidad sin la necesidad de muros físicos. Todo esto permite que las personas trabajen de la manera que mejor se adapte a ellas.

2.- Flexibilidad

A medida que las empresas confían cada vez más en autónomos, su cultura y niveles de compromiso pueden sufrir si no disponen del entorno y/o los medios adecuados. Todos, ya sean empleados permanentes o temporales, deben sentirse bienvenidos y formar parte del equipo. Esto significa que el espacio necesita acomodar una fuerza laboral variable y flexible de una manera inclusiva a través de, por ejemplo, dispositivos BYOD.

Las organizaciones deberían buscar un lugar que pueda adaptarse a sus necesidades. Es por eso que las plantas de oficinas se diseñan para garantizar que sean flexibles para todo tipo de clientes y que se puedan adaptar fácilmente a medida que las empresas crecen o se contraen.

3.- Tecnología

Según Landsec, el espacio físico debe facilitar que las personas, las máquinas y la tecnología trabajen juntas. Se habla mucho sobre edificios inteligentes y cómo las empresas pueden hacer un mayor uso de Internet de las Cosas.

Los edificios inteligentes pueden mejorar el impacto que una organización tiene en el medioambiente al permitir un mayor control sobre la iluminación, la temperatura y los niveles de dióxido de carbono. Además, según un informe de CFO Survey Europe, el personal es un 15% más productivo cuando tienen control sobre su entorno.

Esto significa que su tecnología personal es perfectamente compatible con pantallas interactivas en todas las salas de reuniones, además de ser portátil y lo suficientemente potente como para permitirles trabajar de manera flexible y remota cuando sea necesario.

4.- Salud y bienestar

El ritmo del cambio y la adopción tecnológico significa que estamos avanzando hacia un patrón de trabajo “siempre on”, lo que resulta en un aumento de los niveles de estrés. El ritmo de nuestras vidas se suma a la presión porque muchas cosas afectan a nuestro espacio mental en el hogar y en el trabajo.

Los líderes empresariales y la función de RRHH tienen un gran interés en simplificar las prácticas de trabajo y los sistemas para permitir que sus trabajadores sean más efectivos. El entorno físico no es una panacea para reducir el estrés, pero no hay que subestimar el efecto adverso que tiene un espacio de trabajo estresante en las personas y, en última instancia, en las empresas. Los edificios intuitivos pueden aumentar la moral y tener un impacto positivo en la productividad de los empleados.

Según DeskTime, los lugares de trabajo cómodos, bien ventilados y bien iluminados aumentan la satisfacción laboral en un 24%.

5.- Simplicidad

Cualquiera que sea la forma en que se mire, la clave para adaptarse a un entorno en constante cambio es hacer que todo sea lo más fácil posible.

Los edificios correctos simplificarán las cosas para que los empleados hagan su trabajo. Por ejemplo, muchos nuevos edificios de oficinas tienen instalaciones que se adaptan a una fuerza de trabajo diversa, incluso en la forma en que viajan al trabajo o eligen utilizar sus descansos para almorzar.

¿Ha llegado el final del espacio de trabajo tal y como lo conocemos?

La oficina, tal y como la conocemos ahora, puede dejar de existir en un futuro no muy lejano, pero eso no quiere decir que el espacio de oficina se esté volviendo redundante.

Continuará existiendo una demanda importante de áreas que puedan unir a las empresas porque el personal, los profesionales independientes y otros socios aún deben reunirse para colaborar, cocrear, resolver problemas y construir relaciones.

Dado que los edificios de oficinas que utilizamos hoy en día son diferentes de los de hace diez años, también lo harán los espacios de trabajo físicos de finales de 2020 con un énfasis diferente: reflejarán las habilidades clave de los profesionales innovadores, creativos y flexibles.

Te interesará

 
  18/10/2018 08:10

Las 10 mejores tendencias de gestión de la movilidad empresarial para 2019

La importancia de las estrategias móviles en el espacio empresarial está aumentando a tasas notablemente altas. En un estudio reciente, se descubrió que casi el 45% de las empresas ya tienen enfoques “mobile-first”, y 7 de cada 10 empresas consideran que la “movilidad” será un propulsor clave del crecimiento en el futuro. Las especulaciones sobre […]

LEER MÁS