BLOG

Oficina inteligente

¿Es el hogar la nueva oficina para los empleados?

  27/08/2020 08:08

¿La oficina está muerta y el trabajo a distancia es el futuro? Al obligar a las personas a trabajar desde casa, la pandemia del coronavirus ha abierto los ojos de las empresas a nuevas formas de trabajar. Algunas empresas líderes a nivel mundial están siendo administradas actualmente por personas que trabajan desde su hogar; por ello, es fácil ver por qué el futuro de la oficina podría cambiar. Pero, ¿es esto realmente lo mejor para las empresas y sus empleados?

A corto plazo, quizás lo sea. De hecho, se aconseja a las empresas que los empleados continúen trabajando desde casa por el momento, si pueden. Sin embargo, mirando a más largo plazo, existen razones de peso para respaldar que la oficina no va a desaparecer.

¿Qué pasará con el trabajo remoto?

Antes del brote de coronavirus, muchas empresas todavía estaban sopesando los pros y los contras de que su personal trabajará de forma remota. El año pasado, una encuesta de Tiger Recruitment de más de 2.000 empleados encontró que sólo un tercio tenía la opción de trabajar desde casa o a distancia.

Ahora, muchas de las preguntas sobre las que los ejecutivos han estado reflexionando durante meses, incluso años, han sido respondidas casi de la noche a la mañana. ¿Podría nuestra empresa operar de forma remota? ¿Se podría confiar en nuestros empleados para trabajar desde casa? ¿Seguirán siendo productivos?

Numerosas encuestas apuntan al hecho de que la respuesta es un rotundo “sí”.

Las personas sienten que se desempeñan igual de bien en casa que en la oficina (el 70% está satisfecho en ambos lugares, según la Encuesta Mundial sobre la Experiencia del Trabajo desde el Hogar 2020), y los gerentes están de acuerdo. Los empleados encuestados por Tiger Recruitment afirmaron que les gusta el hecho de que ahorran tiempo al no tener que desplazarse.

Un impulso para el bienestar mental y social

Por mucho que los empleados vean los beneficios de trabajar desde casa, también informan que se sienten solos y aislados. Un estudio de YouGov, realizado en asociación con USA TODAY y LinkedIn, reveló que más de la mitad de los encuestados (51%) dijeron que se sentían solos trabajando desde casa. Sin duda, estos sentimientos se ven amplificados por las medidas de distanciamiento social actuales, pero incluso antes de la pandemia, la soledad era una situación común del trabajador remoto.

La gente echa de menos ir a la oficina y conversar con sus colegas cara a cara. Para los empleados, cuando trabajan desde la oficina, es mucho más fácil crear una separación saludable entre el trabajo y el ocio. Esta distinción puede volverse borrosa fácilmente cuando se trabaja desde casa, lo que dificulta la desconexión.

Para muchos, la oficina es un centro social vital. Las organizaciones han tratado de mantener el aspecto social del trabajo a través de medios virtuales, desde clubes de lectura online hasta bebidas virtuales en equipo, pero esto no puede reemplazar las conexiones profundas que se construyen cara a cara. Estas relaciones laborales son importantes.

Más comunicación, colaboración y creatividad

Las herramientas de colaboración online han sido un salvavidas durante la crisis del coronavirus, permitiendo a las empresas continuar comunicándose y colaborando. Pero una reunión virtual no tiene la misma inmediatez que una reunión física, y es más fácil comunicarse y forjar relaciones cara a cara.

La comunicación cara a cara también estimula la creatividad. A menudo, las mejores ideas surgen cuando menos se esperan. Es más probable que los momentos de conversaciones entre compañeros de trabajo o los encuentros casuales en la cocina de la oficina generen más creatividad que una videollamada planificada.

Productividad mejorada

Las personas pueden trabajar de forma eficaz desde casa. Sin embargo, no todos disponen de los medios adecuados para hacerlo.

En un entorno de oficina, es más probable tener una configuración de alta especificación y velocidades de conexión más rápidas, con acceso inmediato al soporte técnico si es necesario. En muchos casos, trabajar en la oficina significa menos interrupciones y más eficiencia. Esto es especialmente cierto para los padres que trabajan o las personas que viven con compañeros de piso, donde encontrar el espacio mental (y a veces físico) necesario para concentrarse en el trabajo puede ser un desafío.

Un futuro híbrido

No hay duda de que la pandemia de coronavirus ha cambiado el trabajo tal y como lo conocemos, y es probable que su influencia se sienta durante años, sino décadas, por venir, pero eso no significa que la oficina esté muerta. Declarar su desaparición, basada en la experiencia de unos meses, es apresurado.

Lo que ha demostrado esta experiencia es que teletrabajar puede ser bueno para los negocios, y es probable que la mayoría de las personas lo hagan más en el futuro. Algunas empresas se han adaptado con facilidad, mientras que otras, en profesiones más orientadas al cliente y a las ventas, pierden la energía que obtienen al colaborar cara a cara.

En un futuro, habrá más apoyo para el trabajo en casa y a distancia. Y la oficina seguirá viva, aunque de una forma reimaginada, quizás como un espacio más pequeño o más flexible que antes. Esto ofrece a las empresas lo mejor de ambos mundos: la combinación perfecta de virtual y físico, concentración y colaboración sin restricciones.

Te interesará

 
  12/01/2021 09:01

8 aspectos que habrán cambiado en la vuelta a la oficina en 2021

Para algunos, pronto pasará un año desde la última vez que pusieron un pie en la oficina. A medida que la pandemia de COVID-19 continúa arrasando países, a veces es difícil recordar los días en que los empleados compartían un mismo espacio. Pero aunque la línea de tiempo aún no está clara, las oficinas inevitablemente […]

LEER MÁS